martes, 18 de septiembre de 2007

Joseph M. Juran


Célebre gurú de la calidad de los productos. Su frase de cabecera: "la calidad no ocurre por accidente"

El ingeniero Joseph Juran (1904) es un célebre gurú de la calidad de los productos que, al igual que William Edwards Deming, influyó fuertemente sobre el desarrollo de la industria japonesa de la posguerra.

Su célebre frase "la calidad no ocurre por accidente" da origen a un preciso método de optimización de calidad de producto basado en una trilogía de planeamiento, control y perfeccionamiento de la calidad.

1) Planificar la calidad es desarrollar los productos y procesos necesarios para satisfacer las necesidades de los clientes. Un proceso exitoso de planificación exige conocer desde el principio quiénes son los clientes y qué quieren.

2) Crear instrumentos para medir la calidad y establecer objetivos para cumplirlos

3) Crear procesos capaces de alcanzar estos objetivos de calidad en las operaciones reales de la empresa y no sólo en los libros. Un objetivo óptimo de calidad debe satisfacer por igual las necesidades de los clientes y de los proveedores.

Para alcanzar estos objetivos, Juran propone una serie de medidas que deben implementarse a lo largo y ancho de la organización:

1) Crear un departamento de calidad

2) Formular de objetivos explícitos sobre calidad de producto

3) Establecer objetivos estratégicos de calidad para satisfacer las necesidades de los clientes

4) Establecer una serie de controles para evaluar la evolución de las variables respecto de los objetivos planteados al principio

5) Llevar a cabo constantes auditorías de calidad

6) Desarrollar un sistema de informes

De la redacción de MATERIABIZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultimos post