sábado, 16 de enero de 2010

Concepto de contribuyente

Es contribuyente toda empresa o persona natural o fundación, asociación, comercio que realice actividades en la república sin excluirse a ninguna, un contribuyente puede ser:
A. Físico toda persona natural que tiene alguna actividad económica ya sea como dependiente o como no dependiente.
B. Jurídico Están sujetos al pago de tributos sin excepción y en caso de que estuviera dedicados a actividades sin fines de lucro, pueden obtener del estado la excepción de pago de un tributo pero dicho excepción no surge por sí mismo.
a) Instituciones
b) Asociaciones sin fines de lucro
c) Colectivos o asociaciones

jueves, 14 de enero de 2010

Propiedad física del proyecto

La planta, carretera, autopista, normalmente es construida bajo la modalidad de contrato de Ingenieria en construcción llave en mano, cuyo precio es financiado por un tercero, pero siempre manteniendo la propiedad física legal del proyecto a nombre del titular o propietario. En estos casos no participa el Estado y no es usual ni posible que participe porque la estructura contractual es basada en relaciones comerciales y civiles y no en acuerdos estatales.

martes, 12 de enero de 2010

Importación y Exportación: Certificado de Origen

Tiene por objeto acreditar la procedencia de la mercadería con el fin de establecer si existe o no impedimento de importación de los productos con ese origen, por ejemplo: Carne Argentina no es recibida en Estados Unidos, debido al problema de la fiebre aftosa. Lo mismo sucede con el bloqueo económico, no se puede introducir azúcar de Cuba en Estados unidos por el solo hecho de tener esa procedencia. Este certificado disgrega los porcentajes originarios y no originarios, lo que en algunos casos origina un tratamiento especial desde el punto de vista arancelario. Es el caso de Bolivia respecto a productos que se pretenden comercializar en el MERCOSUR.

domingo, 10 de enero de 2010

Contrato de cuenta corriente mercantil: Prueba

Esta relación de cuenta corriente mercantil se puede probar con todos los medios de prueba y esencialmente con correspondencia comercial que demuestra la relación comercial, sin necesita de acreditar necesariamente la existencia de un contrato escrito.

viernes, 8 de enero de 2010

Importancia Actual del DEG

La importancia del DEG actualmente como activo de reserva es limitada. A fines de diciembre de 2002, el DEG representaba menos del 1,1% de las reservas de los países miembros del FMI excluido el oro. Además, si bien algunos instrumentos financieros privados están denominados en DEG, los esfuerzos encaminados a promover su uso en los mercados privados han sido poco exitosos. Por ello, la principal función del DEG es la de servir como unidad de cuenta del FMI y de otros organismos internacionales. A este respecto se utiliza casi exclusivamente para las transacciones entre el FMI y sus países miembros. El DEG no es una moneda, ni un activo frente al FMI. En cambio , puede ser un activo frente a las monedas de libre uso de los países miembros del FMI, puesto que los tenedores de DEG pueden canjearlos por esas monedas. El valor del DEG como activo de reserva proviene del compromiso de los países miembros de mantener y aceptar DEG y de cumplir las diversas obligaciones vinculadas al sistema del DEG. El FMI garantiza de dos formas el canje del DEG por moneda de libre uso: concerta acuerdos de canje voluntario entre los países participantes en un mercado controlado y designa a países miembros con una sólida situación externa para que compren DEG’s a países miembros con una situación externa poco firme.

miércoles, 6 de enero de 2010

Las duodecimas de aguinaldo

El aguinaldo debe pagarse por duodecimas es decir por fracciones equivalentes a una doceava parte del salario promedio indemnizable si fuera necesario una duodécima puede ser dividida en 30 fracciones para compensar cada día adicional. El aguinaldo debe pagarse en cualquier caso ya sea por fracciones enteras o por duodecimas.

lunes, 4 de enero de 2010

Alquiler de cajas de seguridad

Un banco puede alquilar cajas de seguridad que contienen bienes del depositante a cambio de una comisión, el banco tiene una llave y el usuario la otra de una cerradura que se abre con las dos llaves si el usuario deposita dinero este no genera interés, por definición es un deposito regular.

sábado, 2 de enero de 2010

Douglas McGregor, el profético creador de las teorías X e Y



El creador de las teorías X e Y es uno de los personajes más influyentes de todos los tiempos en gestión de recursos humanos. Como dijo Warren Bennis, todos debemos algo a McGregor, tengamos o no conciencia de ello...

Por Gustavo Aquino

Nacido en 1906 en Detroit, Douglas McGregor vivió sus primeros años en una ciudad industrial que emergía como la capital automotriz de los Estados Unidos.

En su juventud, trabajó como peón de playa en una estación de servicio de Buffalo, llegando a supervisor del distrito de Detroit.

En su faceta académica, McGregor se graduó en Psicología en la universidad de Wayne y posteriormente se doctoró en Psicología Experimental en Harvard.

A lo largo de su carrera profesional, se desempeñó como director de recursos humanos de la compañía química Dewey & Almy y como consultor de empresas y sindicatos en negociaciones colectivas, mediación de conflictos gremiales, programas de capacitación y gestión de compensaciones.

Corría abril de 1957 y en Boston se celebraba el quinto aniversario de la Escuela de Administración Alfred P. Sloan del MIT.

Entre los actos oficiales, el profesor titular de Psicología, Douglas McGregor, ofrecía una conferencia titulada "El lado humano de la empresa". Allí, presentó su fundante concepto de la Teoría X y la Teoría Y.

Esta conferencia fue profética en el doble sentido del término: tanto como anunciación del futuro como de denuncia.

Las teorías X e Y como anunciación del futuro

La ciencia, como la poesía, es un arma cargada de futuro. Así, el enunciado de ambas teorías se extiende mucho más allá de aquella primavera boreal de 1957.

Treinta años después, Warren Bennis dijo: "De la misma forma que cualquier economista, a sabiendas o no, le paga tributo a Keynes, todos nosotros somos, de una u otra forma, discípulos de McGregor".

Este reconocimiento tan categóricamente afirmado en los líquidos años '90 no es resultado de un pacto con el diablo ni elogio ligero.

En X e Y se resumen la teoría esperable de un correcto académico y la práctica del gerente y consultor. De allí, su trascendencia.

Sin embargo, ni X ni Y son creaciones de McGregor. En realidad, son dos escuelas de pensamiento, dos tradiciones tan viejas como la Biblia y el Evangelio.

La originalidad de McGregor consiste en plantear que la gente no es X ni Y, sino que hay gente X y gente Y.

Las tradiciones que la teoría disocia para el académico son integradas por la experiencia que articulan el gerente y el consultor (¡no se olviden del peón de playa en la estación de servicio de Buffalo!), y esta articulación no se basa en la cómoda solución de la teoría intermedia, sino al afirmar la coexistencia de ambas posiciones teóricas en la realidad.

Esta rara mixtura de teoría y experiencia, de las aulas del MIT con las plantas de Dewey & Almy, de las conversaciones con otros docentes y alumnos, alternadas con negociaciones entre gerentes y representantes gremiales, da a McGregor la posibilidad de trascender proféticamente su tiempo y llegar con voz cascada y potente desde mediados de un siglo hasta el siguiente.

La subordinación de la teoría bien aprendida a la realidad bien observada es lo que hace de un científico un profeta que trasciende su tiempo.

Las teorías X e Y como denuncia

Profecía también es denuncia, modalidad que cultivaron Isaías, Jeremías, Baruc, Ezequiel y Daniel.

Denuncia McGregor que la escuela clásica, aquella representada en la concepción X reduce al hombre a una criatura egoísta, indolente y falaz.

Denuncia que las relaciones gremiales suelen empequeñecerse hasta quedar convertidas en una coreografía de pícaros, perdiendo así la oportunidad de madurar para crear relaciones de cooperación entre los factores de producción.

Tal vez por ello, algún crítico reseñó el libro "El lado humano de la empresa" diciendo que "tiene un desagradable tufillo a marxismo". Recibir un comentario así en los paranoicos años de la Guerra Fría no era un dato menor.

Pese a ello, McGregor perseveró en la postulación del capítulo cuarto de su obra: los objetivos individuales de los trabajadores pueden ser armonizados con los de la organización.

También denuncia McGregor que, pese a su elaborada factura y buenas intenciones, los sistemas de evaluación del desempeño fallan porque son diseñados "pensando en Y" por gente que "piensa en X".

Reflexión válida en estos días en que se pasa de una herramienta a otra pensando que la última acabará con los problemas de la anterior, cuando la calidad de los resultados depende de la preparación y los valores de los evaluadores.

Aún el tan en boga Feedback 360 es pobre en sus resultados cuando los evaluadores no se comprometen con el crecimiento del evaluado.

La clave reside en esa particular congregación de pensamientos alineados que definen la cultura de la organización.

Así lo profundizó Schein, sucesor de McGregor en la cátedra del MIT cuando postuló a X e Y como el núcleo de las presunciones básicas sobre las que se construye la cultura organizacional.

En definitiva, este hombre nacido en Detroit y muerto prematuramente a los 58 años, formó su propia escuela en los duros años de la Gran Crisis y retomó la posta dejada por Dale Yoder en la investigación y formación en la gestión profesional de los recursos humanos.

Repitiendo a Bennis, todos debemos algo a McGregor, tengamos o no conciencia de ello.

Gustavo Aquino
Miembro de la Comisión Directiva de la Asociación de Recursos Humanos de la Argentina (ADRHA)

Este artículo ha sido publicado originalmente en la revista ERGO de ADRHA

Ultimos post