viernes, 20 de enero de 2012

Steve Jobs, Apple

Es un Steve Jobs completamente distinto el que está observando a Ross Perot, sí, ese Ross Perot, en la fotografía publicada el 2 de marzo de 1987, en una nota que realizamos en torno a ejecutivos que fueron despedidos de sus compañías y se vieron obligados a encontrar nuevas oportunidades. Jobs, entonces de 32 años de edad, con la cabeza llena de cabello, mira agradecido al magnate computacional y futuro candidato presidencial (en dos ocasiones), quien aceptó invertir 20 millones de dólares en la nueva empresa de Jobs, NeXT Inc.

En el artículo de Fortune, Jobs habló de las lecciones que había aprendido. Aceptó que "solía ser duro con la gente" y estaba reevaluando sus técnicas administrativas. Expresó felicidad con su edad, y se emocionó por la nueva compañía.

Nueve años después, Apple compró a NeXT por 429 millones de dólares, permitiendo eventualmente que Jobs se convirtiera en presidente ejecutivo de la compañía que cofundó, la misma que alguna vez lo despidió. Hoy en día tiene el doble de la fortuna de Perot, quien, sin duda, recuperó su inversión en NeXT.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultimos post