lunes, 10 de marzo de 2014

Calidad de inversiones derivadas de los futuros

Los contratos de futuro se remontan al siglo 17 en Japón cuando los propietarios de tierras tenían problemas con los arrendatarios productores de arroz, que no podían pagar el precio del arrendamiento por lo impredecible de la producción de arroz. De esta forma los dueños depositaron arroz en grandes galpones y vendían tickets representativos de una cantidad determinada de arroz llamados “RICE TICKETS” estos tickets daban el derecho a los tenedores el derecho de recibir una cantidad y calidad de arroz en una fecha determinada en el futuro en caso de que la producción hubiera sido nula. Estos tickets podían ser comercializados en el mercado y originaban una representación de una mercadería que muchas veces nunca se cobraba y funcionaba como una medida de valor. Todo basado en el arroz.
Una de las razones esenciales por las cuales se considera que los futuros y opciones son complejos, es que ellos son “Derivados” o “derivadas”, es decir inversiones híbridas. En lugar de representar titularidad en acciones como las acciones o promesas de pago de un préstamo como los bonos, un futuro o una opción, representa un vinculo con una determinada calidad o clase de bienes o bien. Lo que interesa cuando se compra un futuro es cual será la fluctuación de su precio. Este tipo de inversiones, realmente no representa la propiedad o titulo de propiedad sobre bienes y no es ese su fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultimos post