jueves, 9 de mayo de 2013

Distinción entre bienes tangibles e intangibles

Existen interpretaciones que afirman que la distinción básica entre bienes tangibles e intangibles se refiere a que los bienes tangibles son perceptibles por los sentidos humanos, mientras que los intangibles, no.

Dicha distinción es insuficiente, en tanto bienes intangibles (marcas y diseños) pueden ser perceptibles por los sentidos. La diferencia radica en que la marca puede ser reproducida sobre diferentes soportes (papel, muros, pantallas), donde puede expresarse visualmente. Existen inclusive marcas sonoras que se expresan en soportes auditivos (Cd’s, cintas, archivos de sonido)

Tanto bienes materiales como inmateriales son susceptibles de ser objetos de PROPIEDAD, lo cual no sucede con algunos objetos inmateriales, que por estar fuera del comercio o la apropiación humana, no entran en la categoría de BIENES. Ejemplo: Los números, las palabras, el genoma humano, los nombres propios, los idiomas y dialéctos, el texto de las leyes, etc.

Bien intangible debe entenderse como aquél, que si bien puede ser percibido por los sentidos y puede ser susceptible de apropiación, no puede ser individualizado como cuerpo u objeto físico material. Los bienes intangibles, son elementos inmateriales de información perceptibles y comprensibles por el intelecto y los sentidos, y pueden ser reproducidos en uno o varios objetos materiales (tangibles), siendo cada reproducción una expresión del bien “ideal” protegido. Por tal razón, en la realidad física, el contacto sensorial con un bien intangible (una marca, por ejemplo) es meramente abstracto, puesto que el bien intangible que uno ve (invención, marca, etc), no existe en el lugar donde se la ve. La marca no tiene existencia en el mundo físico. El contacto físico con el bien intangible es imposible. La percepción sensorial solo puede darse con los diferentes soportes que contienen la reproducción del bien intangible.

La importancia de los bienes intangibles radica en que éstos se convierten en factores de producción y riqueza, motivando el progreso económico. Especialmente, ahora, que se está atravesando una etapa histórica con mucha inclinación hacia la valoración de la información y la transferencia de información, el intelecto humano es el activo más valioso de las empresas y las personas económicamente activas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ultimos post